George Reyes | DUELEN VEINTIÚN SIGNOS

Comparte:


 
Duelen VEINTIÚN SIGNOS
y mi risa ¿adónde cae
triturada por metáfora?
Son signos que me abocanan 
el caserío que mi mano alcanza
los trozos de mi insepulta espera   
 
Despeñándose entonces en v o l t ə r ə t ɐ s
cae secreta agua
al norte de mis entrañas
al mero sur de mi garganta 
al dulce oeste de mi lado izquierdo 
 
allí rebalsan dos casi nombres: 
el mío es lirio que se va marchando
                    a un frescor de muelle que se va elevando
el tuyo es signo que se va quedando
                    en frescor de playa que se va bajando.

 
...reposan a la sombra de sus nombres las cosas
Octavio Paz
 
En mi raya horizontal
oigo ESA OTRA VOZ sedal.
 
No es lisonja que a mi ser persuada 
ni a la piedra por sus pliegues sorda
cuya pesadez reposa en el césped al que pisa tu furor.
 
Combatió en llanura
[que asila mi morada fugitiva]
el reverso, vahído y revolcada
del presente indicativo de mi lengua
aun no conjugado en futuro de ese modo.
 
Es como la luz que camina iluminada.
Es como un descanso que regala el habla del amor.
Es voz con tan sopor de mediodía por tu sensatez en vivo.
 
Que el fandango de tu oído te alerte
cuando al signo de esa voz lo borres de tu frente.
 

 
Hay un brazo que es lápiz,
                                         me escribe al buzón de mensajes
                                                               
presentes porfiados de lágrimas.
 
 
Hay un brazo que es lápiz
                                       me escribe con ortografía liviana
                                                       sin peso de tantos pesares
de esos que pesan quilos de letras bordeando tus ojos.
 
Hay un brazo que es LÁPIZ
                                         me escribe fajos de lluvia
                                                            DE ALEGRÍA EN REPOSO
de aquellas que empapan la sed
y saturan el verso de miedo.
 
El dueño del brazo es quien lleva en su frente
el signo de paz.
 

 
Y DESPUÉS
 
De esa angustia que se llama hombre.
Vicente Huidobro
 
¡Qué alegría,
vendrás sin el frío de ceniza,
 
después de arañar la vida ligera cual ave, 
después de sedar el talón partido!
 
Y no querré en mis alones plumaje huracanado
que aviente el polvorón de mi altura.
 
Ni tiritaré en la antesala,
cuando me abracen los vientos que enfrían la espalda.
 
Ni tendré más soledad de playa que extraña el valse de las aguas
ni sequía de cause de un río huérfano.
 
¡Pobres mis días
que aguantan en su imparaíso
kilómetros de viaje con mis pies en flecos!
 

 
 
Poesía, una manera de estar en el mundo…
y lo que hay más allá de las palabras.
Colina/F. Ferrer L.
 
Porque todavía mis talones trozan
un trillón de años estropeando piedras
de la calle octubre oculta en los granos de esta piel.
Por favor, en cada mes, envía patentado al sur del negro traje
una cúpula del cielo que sea tuyo y allá le arranquen del plantío:
árboles no de pie en fango,
habla con sintonía triple,
y diálogo endosado
a la lengua.
 
¡AH, SOLEDAD, NO ESTÁS TAN SOLA!
 

 
George Reyes (Los Ríos, Ecuador, 1960) Es ecuatoriano de nacimiento, pero reside permanentemente en la ciudad de México. Poeta, ensayista, narrador, crítico literario, editor y educador teológico, teólogo escritor reconocido, residente en México; PhD; ha publicado obras y cantidad de ensayos teológicos en revistas especializadas y en sitios virtuales académicos; coautor de varios libros de Teología; ha publicado tres poemarios El azul de la tarde (Santiago de chile, Chile: Apostrophes Ediciones, 2015); Ese otro exilio, esa otra patria (Santiago de Chile, Chile: Hebel Ediciones, 2016); El Árbol del Bien y del mal (Ciudad de México: AVPLatinoamericana, 2021); prepara la publicación de un nuevo poemario y de un libro de ensayos literarios críticos; fundador y director de la Asociación Actuales Voces de la Poesía Latinoamericana (AVPL) y de Avpla-Revista de Poesía; consta en cantidad de Antologías internacionales de poesía; ha sido finalista en varios certámenes internacionales de poesía; consta en la Enciclopedia de la Literatura en México-FLM -CONACULTA.
 

Síguenos