Jaime Jordán Chávez Ordóñez | TRES POEMAS

Comparte:


 
Gatos negros que sacrifican brujas en las madrugadas
 
1
 
epifanía es todo lo que quisieran decir los árboles
 
                                           todas las puertas que tus manos me abrieron
 
                                                                                        un payaso girando sus ojos  como
                                                                            rehiletes de color arcoiris
solo para persuadirse a sí mismo de que es un poeta
 
estos trenes distantes que me corren por las venas
            estos gatos negros que sacrifican brujas en la madrugadas
 
2
 
                                                                    epifanía es el sueño de una mariposa deshojado
                                                          en el túnel de unos ojos
 
 
3
 
es el veneno de cada vaso donde bebo mi muerte
es la conversación incómoda donde
expreso lo que nunca he dicho
 
                                         es el rostro de una nube
                                                     que me raya la madre
 
es cuando las selvas de cemento se quiebran bajo mis pies descalzos
 
 
4
 
cuando acaricio la primavera que está muriendo en tus cabellos
 
                        cuando siento la inmensidad del mundo a punto de estallar en mi corazón
pero te susurro en el oído un verso intimo para que solo tú lo escuches
 
 
5
 
                                      Epifanía es danzar en la oscuridad más profunda
                                      sin temer hacia dónde te llevará el próximo paso.
 

 
                                      La última vaca pensante
 
         
I
 
La vaca que solo yo conozco                                    
                                      está aprisionada
entre unos alambres que mutilan su pensamiento
                                                                              La vaca que yo conozco
                                                                                                                     bebe su
                                                                                                                     propia 
                                                                                                                     leche negra del
                                                                                                                     alba/
                                                                                                                     viciosa de lo
                                                                                                                     diurno que transcurre en su
                                                                                                                     alma/
 
II
 
Ha visto morirse toda la flora del edén y a un dios desesperado que no pudo evitar aniquilar sus creaciones
 
la vaca es una perra cuando le conviene  la cava la ingrávida pala de nuestra sed universal de vaciarnos
 
la he visto devorarse todos los pastos imposibles incinerados en una vida que nunca regresará
 
III
 
                                                                                                                   La vaca es eterna,
                                                                                                        sus grandes ubres
                                                                                                        alimentan nuestra
                                                                                                        desesperación desde hace
                                                                                                        siglos
en ella nos bebemos/ en ella nos consumimos
 
la vaca ha de llover /  ha de nacer /ha de morirse en nuestras manos
como se nos muere este mundo
 
ha de caminar en un verdor
                                         a la altura de su yacer infinito.
  
 
Revelaciones a las 4 am
 
 
¿Qué tiene más valor, bailar hasta matarse
o arrancarse los ojos para comérselos?
¿Cuándo el dolor humano yació en una sola piel?
¿Cuándo las miserias consteladas fundaron un cielo de calvarios?
 
¿Por qué las cruces rotas
en las playas de ceniza?
¿Por qué los pájaros
sin alas tirándose al abismo?
 
Porque todos los cielos que llevo en mi espalda
se derrumbarán de pronto  el día que muera.
  
 
Jaime Jordán Chávez Ordóñez (1995, Zapotlán el Grande).  Actualmente, es estudiante de la licenciatura en Letras Hispánicas en la Universidad de Guadalajara. Ha sido publicado en diversas revistas literarias como Los heraldos negros, Vestigios de la Lira, El Ojo de Uk y Barrio Hueten. Cuenta con una participación en la Antología Poética y de Prosa de la Biblioteca Popular Municipal Domingo Faustino Sarmiento. Asimismo, tuvo el primer lugar en el Concurso Internacional, Vestigios de la Lira en su edición 2020, y quedó como finalista en el concurso de poesía Fenixtroyana 2019. Es autor del libro Los monstruos que nos miran desde el cielo, que será publicado en Valparaíso Ediciones durante el 2021.
 

 

Síguenos