José Isoteco | LA MULADA / KITILANAYA IYOLKAUAN

Comparte:


 

LA MULADA

 

Por la madrugada, el gélido viento empezó a azotar las rústicas casas desvencijadas. Las bestias apersogadas amanecieron rumiando a la puñalada del frío.

     Aquella mañana, Marcelino comenzó a ensillar la recua apretándoles la cincha. Después, salió rumbo a las tinieblas del monte, a conseguir leña seca y paxtle1 fresco. La primera atizaría el pozole y lo segundo, la usaría para orlar en la cuesta del milagroso niño Jesús.

     Con orejas enhiestas, el tropel mular, se puso en marcha. Más tarde empezaron a jadear hasta espumajear su largo hocico; el martilleo de pezuñas resonaba sobre las duras rocas y la crin del jamelgo arrastraba nubes de tábanos.

     Un cotón apixcahuado2 enjaretado, un sarape horadado echado a los hombros y un sombrero fungiforme acompañaban a Marcelino, encajado en la silla mular. Para mitigar el rugido del viento frio, extrajo del bolsillo unos fósforos y enseguida un tabaco. Lo encendió. Aspiró, inflando su deforme busto. La inhalación penetró hasta los pulmones. La mezcla del rocío matinal y el hollín lo hicieron toser en repetidas ocasiones. Luego canturreó una melodía con la vista perdida en la oscuridad. En la mano se extendía, en ademán modesto, el vergajazo que amortiguaba el estribillo. Avanzó hacía donde sale el sol. Los pajarillos, con su canto imperturbable, empezaron a animar al amanecer. En la cima, al ladear su cabeza, tendió la mirada más allá y divisó un pequeño poblado salpicado entre peñascos. Desde aquel pueblo distante, el canto de los gallos y aullidos filosos de perros destruían el silencio de la mañana.

     Continúo y el cronómetro frenéticamente avanzó también. El sol empezó acariciar con sus primeros rayos. Rastreó hasta encontrar un sitio apropiado. Enseguida saltó a tierra pasando su pierna izquierda sobre el cuello mular. Desenvainó la herramienta filosa del costado de la silla mular. Se concentró en cortar leña a filo de hacha. Horas más tarde, cuando le restaba poca proporción, alzó casualmente los ojos y en lo tupido arbolado miró un bulto atejonado dormido.

     De inmediato gritó: “¡Hey, quen quera que seas despierta, amaneció ya!”.

     El animal reptó besando los pies del leñador, metamorfoseándose a col morada:

          ‒¿Qué queres, pos mero? Acaso, uno no es libre de descansar.

          ‒Quero probar que mis manos no han perdido la memoria.

     El reptil se encabritó y en un cerrar de ojos mordió la muñeca de Marcelino:

          ‒Tu comentario provocó obligada respuesta. ‒Respondió lacónico. 

     Dos puntos morados inmediatamente fueron plasmados en la epidermis; aunado un dolor intenso. Le inició un martilleó como si le estuvieran barrenando la mano. Se confundió con su mismo pensamiento pensando que moriría miserablemente solo, sin tiempo para despedirse de nadie.

     Después dirigió una mirada hacia el sol y, para que no siguiera creciendo tal dolor, alcanzó el hacha. De inmediato su envenenado brazo besó el suelo, como quien se desprende de algún trapo sucio. Lágrimas de tristeza apretaron su garganta y su corazón se resquebrajaba. Después de unos minutos, escurrió por la pendiente arrastrando la mulada y piadosamente suplicó: ‒¡San Francisquito, apiádese de mí! ‒y agregó‒ ¿En qué manos dejaré a mis hijos, si muero?‒

          ‒Quen sabe, quen sabe, quizá nadien los quera mantener‒ respondió atinadamente una zorra que apareció de un hoyo.

          ‒¿Y si muero, quién cuidará de mi mujer?

          ‒Si está que pan con atole, yo mero, yo mero aquí estaré pa´ ella, no andes tan deprisa, puedes morir tranquilo ‒agregó el zorro, que descansaba sobre una roca.

          ‒¿Y asté quen le dio vela en el entierro? No comas ansia ‒ Centelleó con ira.

     Cuando arribó a la localidad fue trasladado a la clínica rural para vendarle su brazo engarruñado. Transcurrieron días y Marcelino, sentía recuperarse. Pasados quince días, con las primeras luces, tomó el camino hacia el monte para sondear su brazo mutilado. En el sitio encontró el bloque deforme con lustre gangrenoso, a punto de explotar al mínimo toque. Se acercó. Picó la figura espeluznante. El veneno concentrado salpicó al bulto de Marcelino. Desde ese día su alma empezó a rodar en la inmensidad y rumoran algunos vecinos leñadores que lo han visto penando en sombras vagas.

 

1 Heno
2 O “apoxcahuado”, se refiere al mal olor que tiene una prenda al permanecer húmeda mucho tiempo.

 

 


 

 KITILANAYA IYOLKAUAN  

 

 Ika ueyi kualkan opeu nikmati ajaka sesek kuiteki kalueuentsitsintin. On yolkame otlanextilkej salijtojkej niman tlatistokej ipan veyi seva.

     On kualkantsin Mercelino opeu kiyektlaliya kan kitlamamaltiske, okitiline kualtsin. Niman okisteu kampa oya onka veyi tepemej, kampa konkuis: yovak kojyli niman paxtle selik. Ika kiposoniske posojli, niman paxtle uan ika tlakualnextiske kama notekas Topilueyitajtsin.

     Nonaskastetekestove opekej nejnemej. Ika teotlak kuak nejnentove opeu sieve otenkualakistuve; kuak chocholotove kakistitove istiuan ipan tejteyo. Niman kuak yonitonijkej kitepayoluiya sayolimej kiyestlame.

     Se yopoxka kotontli kinakijtika, se tomitsojli kikechpanua niman ikuatlaseualol ken se nanakatl kuikaya Marcelino, yetiaya ipan iyolka.

     Pampa maka kimatis ken seua okonkixti ijtik ikoton uan ika kitlikuiltis on itlachichinal. Okixotlalte. Okichichin, okijyouan poktli. On poktli oasik ipan iyeltapach.

     Sesek auaxtli niman totonki poktli opeu kamelak tlatlase. Niman opeu nokuikatia se tlakuikajli kan politiaya ixtololouan ipan yeuali. Ipan ima kitkiya, uan ika kipeuijti iyolka. Ken kinankiliya itlakuikal. Onejnen kampa vakisa tonajli. On tototsitsintin ika opejke nokuikatia kuak yetlanestika.

     Pani, kuak ontlachis okontak kalpan ipan tlakotian tejteyo.

     Ipan kalpan vejka, itlakuikal kaxtilmej niman itlajual chichimej kipopolovaya uan xitla kakistiya.

     Yejua onejnen niman noijki on kauitl noijki onejnen. On tonajli otechnanapalo ika itlaxotlaliyo. Okitejtemo kuak oknexti se kualtsin tlaxomolko. Niman ouatsikuin tlaltipan okipanolti opochikxi ipan ikechnakatl iyolkau. Okikixti itlatekil inakastlan ikuachuan iyolka.

     Onoyolkolti kitsotsonteki kojtli ika itepostlakilyotl. Kauitl ika teotlak kuak kipoloya sa achijtisin okitlajkolte ixtololojuan, kampa imauan kojtin okitak se yolkatl tepayolijtika kochtika.

     Nima otsajtsilij Marcelino: “hey, akinon tejua xitlacha, yotlanes”.

     On yolkatl otemoko ixpan on kokouine, onokuep tepayoluelik kamojtik, niman okito: “tlinon tikneki, ka tejuamej xitikpiya ika titoseuiskej”.

          ‒Nejua nikneki nikitas tlaken nomauan xikilkaua itlamachilis.

On yolki okualan niman san okitsauk ixtololouan ikimakua Marcelino.

          ‒On motlajtol onechyolchika pan otimitsmakua.

     Ojkan okimakuyone. Opeu okikoko sanken kitekilchaya ima. Sanoyejua onixkajkaya, okinemile ken mikis iselti, xokaxili kinauatis iteixmatkauan.

     Kema ontlachix kampa tonajli pampa makasa makikoko okonasik itepostlatekilol. Mimantsin ikokolisma okitenkua tlajli, itlajkal kentla se tlakensosojli.

     Ixayo yemnalistli okitiline ikechkoyo niman iyoltsin sayaniya. Niman saken otemok kitilanaya iyolkauan niman kualtsin okitlajtlan: “San Francisquito, xinechpaleui” niman okijto: “¿Akinon nikinkauiliteua nokoneuan tlanimikis?”.

      “Xaka kimati tlakiminekiskej” Okinankili se siuakoyotl kan ouajkis ipan se tlalkontli.

      “¿Tlaonimik akinon kitekipanos nosiua?”

      “Tla ken nemi ken on uentsintli iuan atjli, nejua nikan nememi, kuajli moyolika ximomikili” Okijto on coyotl kan noseuijtoya ipan se tetl.

     Okinankili “ ¿On tlakan tejuan akinon omitsmakak on kantela ipan in mikilistli?

     Kuak oyejkok ipan ikalpan okuikakej ipan kaltlapajtili pampa kitejkuiyaliske imatepol. Opanok miyek tonaltin niman Marcelino okimat yopajtik. Opanok kaxtojli tonajli, kuak Opeu kisa tonajli, okasik ojtli okitato ima kan okitsontek. Okinexti tlajko ima kamelauan yotomau niman tsotlani. Nesi tla ken tikasis toponis. Okinisiui okitsopini on kox kualtsin matli. On kokolistli uan yonosentlali otsitsikuin ipan itlakayo Marcelino. Kuakon on tonajli iyoltsin Opeu nomimiloua nouiyan niman kijtoua sikimej ichanijkauan kokouinej kijta kistinemi itlaseualyo.

 


 

José Isoteco Palemón (México, 1984). nació en Acatlán, Municipio de Chilapa de Álvarez, Guerrero. Estudió biología en la UNAM. Su lengua materna es el náhuatl. Actualmente se desempeña como docente de una preparatoria a distancia (EMSaD- CECYTE, GRO), en la que imparte clases de biología y química. Escribe narrativa, principalmente, y está interesado en el rescate del paisaje rural y la lengua náhuatl.

 

Síguenos