Julia Aguilera | PEREGRINA TEÑIDA DE MAR

Comparte:


 
1. SAUCE
 
 
Árbol de tronco blanco,
de hojas caídas,
te alzas solitario en los arroyos.
Recuerdo de húmedas sombras.
Pueblas las mentes de luciérnagas,
grillos.
 
Sauce,
has construido lo que nadie comenzó.
Tus silencios,
seguridad de continente,
resuenan aún en la memoria.
 
Llanto inmarcesible,
Anocheces la casa muda,
-vacíos meditados-
las mentes surgen tímidas
de azul se cubren.
 
Escucho lo que cantas
por las ramas que no han nacido aún,
 
quietudes,
 
descansos.
 

 
2. LLUVIA
 
 
Bandada de pájaros húmedos,
asoma aromas antiguos de la tierra.
 
Se vuelcan los olores,
invadiendo los cuerpos
en divina y animal felicidad.
-se siente uno menos desgraciado-
 
Desde la ventana se escuchan rumores,
promueven nostalgias.
 
Inundando
en sumidos crepúsculos azulados
los cuartos, y
espejos,
que brillan como aguas apretadas
 
reflejando palpitar de cortinas.
 

 
3. RÍO
 
 
Seré río
carente de voz,
sin piedras.
Tuétano del bosque junto a los arroyos,
vagando en la ausencia de ojos ajenos.
 
Libertad de movimiento.
 
Pasos que resuenan las sendas vacías.
Sonriendo entre vientos,
a mis melancolías,
delirios.
 
Implorando fondos de quietud total,
de oscuridades dormidas.
En la insaciable búsqueda de reposos,
lunas,
 
sueños lejanos.
 

 
4. PEREGRINA TEÑIDA DE MAR
 
 
Árboles de agua, sobre mí lloran.
Amor de orillas fluyendo a la sal,
creciendo mis aguas en largas confidencias.
 
Flota el corazón en sonrisas cansadas.
 
Exhaltación del fondo,
aventuras y caracoles.
Canto esperanzas.
Aún cuando pierdo olas.
 
El viento,
 
los colores,
pulirán este ser.
 
La sal refugiará.
 

 
5. BLANCO HOSPITAL
 
 
Yacen matrices
de vida y muerte.
 
Me visitas tú.
Aroma cálido,
húmedas piedras.
Sal.
 
Si así eres, toma de mi mano.
 
Se desvanece
-placenta de estrellas y oscuridad-
el miedo.
 
Eres, ahora, abrazo de sauce.
Tu sombra, cobija, cubre mis labios,
dulce descanso en la insólita vertiente de agua sin fondo,
tibia,
aleteo,
compañera silente.
 
Eres sombra de ruiseñor translúcido,
extraviado entre mares.
 
Canto,
tambor cubano,
 
para quien ha pisado el último escalón.
 

 
6. DALE SOMBRA
 
 
Siento el peso del día
y su silencio
esta vez no causa paz
 
Ojos rotos de sueño
 
¿Dónde está?
tántalo y azar
de arboladas
amargas
a veces páramo
 
A veces
un sueño abierto
etérea esperanza
 
¿al final lo que necesitamos es amor?
¿un ramo de lluvia o tristeza?
 
Recuerda:
dale sombra
 
Florece contra ti
hoja sin árbol
 
libre de cualquiera.
 

 
7. YA NO
 
 
Temo desvanecerme en quehaceres diarios,
en pensamientos que acompañan el vacío caminar.
Inventando caricias tuyas, sonrisas y conversas.
 
Mirada almendrada
quema mis sueños en agonía.
Hiriendo sin piedad todo en cuanto de ti trata.
-Se coagula la dicha-
 
Ya no nos pertenecen, amor,
estos senderos que caminamos.
 
Se remarca tu ausencia en la palabra,
doblando los recuerdos en piedras,
en astillas,
en dolores
caen los sueños.
Repentinamente desaparecen,
entre los dedos,
en lágrimas que hoy tienen tu nombre.
 
Ya no nos pertenecen, amor,
estos senderos que caminamos.
 

 
8. ALIVIO
 
 
De tu pecho desprendes olor natura.
Sudor de hombre limpio y fuerte.
 
Guardas entre el verdor,
en ese vacío que gritas,
alas, sonrisas y neblinas.
           
Escucho,
volar y recaer tu soplo.
Traes en los labios sonrisas de montaña,
orillas,
cimas que invitan a caminar.
 
Alientas mis jardines
en retoños que crecen sin temor.
     -los deseos tienen razones conscientes-       
 
Provocando súbitos latidos,
esperas inquietantes.
Y me pregunto cómo es posible,
volver a sentir esto que nace.
 

 
 9. CAMPO
 
 
Rodeados de viento.
Agua, flora, días fríos.
Puros.
 
Allá donde las montañas soplan,
llevando consigo la misma nota
que cubren las hojas,
que los grillos cantan,
que las gallinas repiten.
 
Vida campesina.
Vida sencilla.
Palabras de la misma familia.
 
Se agrandan de noche las flores en el monte,
se estremecen las almas,
se cierran las heridas.
Soledad que rodea,
su más brillante conquista.
 

  

Julia Aguilera (Panamá). Se desempeña en el diseño y desarrollo paisajista y urbanista de diversos proyectos de corte sostenible. Entre sus reconocimientos literarios figuran (2016) Concurso Literario Octavio M.  Pereira, obra Descalza y (2016) Premio Nacional de Poesía León A. Soto, con su Obra Azul.

Publicaciones: (2017) Antología Poética Historias de Marruecos y Panamá desde la voz poética de sus mujeres / (2020) Antología Arbitraria Panamá-Venezuela “Me vibra II”.

Festivales poéticos: (2017) Penonomé en Abril, (2018) Ars Amandi, (2020) I Festival Poético “Alborada Poética”, FIL 2020. Colombia: (2019) Municipio de Pasto– Festival Voces desde el Sur, (2020) XIII Festival Manuel María Astudillo del Municipio Santander de Quilichao. México: (2020) XIV Edición del Festival Internacional “Palabra en el mundo” dado en Núcleo Tamaulipas, sede Matamoros.

  

Síguenos