Francisco De Varona | SELECCIÓN

Comparte:


 
Hoy el tiempo, un rifle que dispara minutos en tu piel,
no crece en ti, incluso eres su títere
te sientes como un papalote que se fue a bolina,
se te escapa como un ejército en desbandada
todo es rápido (como una eyaculación precoz)
y aquella línea imaginaria casi mitológica
que veías tan lejos ahora es una montaña
donde pastan las mandrágoras y sus rituales.
 
La tierra te reclama como si fueras su propiedad (en realidad, lo eres)
es que eres de su propiedad o no te das cuenta
que las sombras te halan y sientes miedo
presientes el diluvio
piensas que Dios no te ha ayudado, que es indiferente
pero Dios también nació en tu barrio
y te enseñó a caminar por las calles
como él una vez hiciera en el Gólgota.
 
Y piensas en todas las cosas que vas dejando
los besos arruinados en las oscuridades
el país que dejaste atrás y murió rezagado
como una bandera pisada en una estampida
los gatos que noche a noche se adueñaban de los suburbios
las amantes del barrio que posaron su espalda en aquel poste
los amigos que emigraron como las gaviotas a otras constelaciones
y sabes que algo se va contigo como un poema arrancado
y te vas sin despedirte
¿pero acaso el viento se despide cuando todo se rompe en pedazos?
 
Sin embargo, sólo queda esperar para entrar en la casa de nadie
en el último vértigo de un aliento postergado
el disparo que linchó la última sombra
como una flor cortada en un lugar que ya no existe
 
El último vestigio de cien huellas de inviernos acontecidos.
 

 
ABANDONADOS
 
Nos abandonamos a la suerte
en la vendimia arruinada del tiempo
los amarillentos cuencos
no cabían las manos
muchas manos
demasiadas manos
y pocos milagros
atinados en la frente
 
Despedazados nos dividíamos
hacíamos lo lógico
con ese miedo de rompernos
preferíamos estar solos
después de la rutina
como dos solitarios pinos
en medio de la nada
 
Éramos dos fósiles
abandonados a su suerte
en alguna arcilla lejana
dos peces atrapados
en un inmarcesible estanque
y no había huida
ni siquiera un barquito de papel
donde asirnos
y saltar fuera del brocal
 
Y fuimos lanzados al vacío
que lento se desvanecía
en la asonancia de un nimbo
en los espacios infinitos
de nuestras desecadas soledades
 
Nos alejábamos del Sol como un tren desenfrenado
en los arreboles nos lesionábamos a distancia
Y no fuimos capaces
de escuchar las voces
que en silencio
clamaban
por una meliflua y total respuesta
 
Es que a veces no entendemos
lo inmarcesible
en esta condenación de sentirnos
mientras se desdibujan
los efímeros arcoíris
frente a nuestras costas.
 

 
ECO IRREMEDIABLE
 
Fuimos el eco irremediable,
enhebrado en la cotidiana eternidad
de nuestras jaulas.
 
Un bosque rojo
perenne
lleno de adjetivos
azules adverbios de tiempo
en el letargo de un insomnio injertado en la conciencia
como un axioma.
 
Un misterio errando entre los límites,
en las infinitas copas de los árboles
donde las ramas eran los huesos vandalizados por Saturno
y la madera que se cuece entre las brasas.
 
Y no fuimos capaces de escuchar
las voces que crujían
en el desvarío de una respuesta
ni en el llanto del poeta
que nos declamaba:
el infierno soy yo, no hay nadie más aquí
 
Y dejamos que las fachadas alargaran
las fronteras,
confiscadas en las manos del poniente,
las pisadas que ardían en la nieve
pretendiendo hallar en otros
quienes realmente no éramos.
 
Y nos perdimos en nosotros mismos
en los equiláteros triángulos
de las incertidumbres,
los parajes donde todo termina
y todo comienza
en el deja vú de un vértigo.
 
Y no fuimos el espejo,
fuera de las oscuridades
y las máscaras,
donde alguien pudiera encontrarse
y los otros vieran su propia luz,
desdibujadas en ellos
como un temporal oasis
en los andamios del tiempo,
al fin y al cabo,
cuando el retorno de los brujos.
 

 
MAGNUN MENDACIUM
 
Ilusión de ser
infinito
como un testamento abierto
 
Reflejarme en las fachadas
los balcones
las ciudades
los anuncios lumínicos
los periódicos de la mañana
 
Espejismo abandonado
en los confines de la piel
soñador
invisible alga
en el subterráneo jardín
donde pastan los peces
 
Nada era
en eso de ser importante
o conquistar el aire y las estatuas
como un tal Gengis Khan
sin ancestrales consecuencias
 
Heme aquí en el centro de mí mismo
encadenado al ruido de los párpados
solitario como un junco oxidado 
en el tiempo del agua
 
En una historia
que va de costado a costado
se la roba la noche
siempre la noche
en su lluvia de infinitas lunas
 
Taciturno como un relámpago de seda
en la voz de un cristal empañado
entre ideas abstractas
que se cuecen
como sombras chinescas
en las brumas
y los límites de un presagio
 
Y yo detrás de mis murallas
imaginando mundos inexistentes
imperios perdidos en su grandeza
desmoronándome como una luz
que escarba la tierra
y pierde su reflejo en el último celaje.
 

 

Francisco De Varona Hidalgo (La Habana, Cuba). Poeta, narrador y ensayista cubano. Ha publicado los poemarios "Solitudes" (2015), "De Azares, Laberintos y Cenizas Rotas" (2016) "Las Gaviotas También Vuelan en Diciembre" (2017) De Varona está involucrado en su próximo proyecto; una nueva colección de poemas que saldrán a principios del año “Cuerpo lejano” (2020), Casa deshabitada (2021) así como un libro de cuentos cortos y ensayos y la traducción de sus libros al inglés, portugués y francés. Participó con éxito en la Feria Internacional del Libro, Miami, 2017. Sus poemas han sido publicados en prestigiosas revistas literarias cómo Crear en Salamanca de España entre otras y en diversas antologías de América Latina y Europa como Las voces del café, La floresta interminable, La Habana convida, Impertinencia de las dípteras, etc. Ha participado en el evento de la Franco poesía París 2016, también en el evento Parlamento Internacional de Poetas y Escritores en la ciudad de Cartagena, Colombia 2017, Festival Internacional de Poesía de Turrialba 2019, Costa Rica, orador principal en al onceno aniversario de la Tertulia Cuatro Gatos ante un selecto público y el alcalde de la ciudad de Orlando, Florida y numerosos eventos en Nueva York, impartiendo charlas literarias a estudiantes en Hunter College, Florida International University), Francia, España, México, Costa Rica, Colombia, Orlando, Miami, etc.  Ha sido galardonado en concursos internacionales de poesía obteniendo menciones especiales y premios importantes como la primera mención de honor en el Concurso Mundial de Poesía llevado a cabo en Seattle U.S.A. 2014 donde entre 29 países y más de 2400 poemas ocupó ese distinguido lugar, así como primeros lugares en concursos literarios en Argentina, España, México. Su trabajo ha sido publicado en muchos blogs y revistas y ha participado en numerosos programas de radio en Europa y América. Miembro de la Sociedad Internacional de Poetas y Escritores de América.

 

Síguenos