Daniela Herrera Arguedas | LITURGIA LLOROSA PARA MI DUELO

Comparte:


 
Turbación
 
Cóncava luna en tu destello
tu blanco brazo me oprime
bajo la grandeza del olmo
esclareces el vientre
del anochecer precoz.
 
Pretendí adelgazar mi visión
absorta en un recuerdo
mamá benigna,
en el muelle de tu seno
aplacaste mi existencia.
 
En la suicida noche
imploré la cuna de rejas caídas
cada bofetón del progenitor
rompe la efigie
algún áspid padrino
apagó mi esplendor.
 

 
La raza
Nune aut manquen
 
Con vestigios del llanto mío
el yacimiento lóbrego irrumpía
el siglo de la tempestad lluviosa
decaí en la franqueza de mi seso
abismal cierzo con su faena
constriñe el eco.
 
Frío anegado revive 
augurio de lontananza
sentir rendido en la cumbre
la luz de un beso digno.
 
Aquel aliento tenaz
ahuyenta la tiniebla
del cielo impera
ningún céfiro impulsivo
usurpará el candor del cachorro
que sueña en la enroscada cumbre.
 

 
El faro
“Sólo una cosa es clara: que la carne se llena de gusanos”
Nicanor Parra
 
En visiones desvirtuadas
la voz contrita que me aflige
persiste repatriada en mi lengua
el yerro agujerando la garganta
adiós inmortal, beatitud del delirio
liturgia llorosa para mi duelo
navegar el océano inquieto y tumefacto.
 
¡Poesía, sustrato de muerte, o al revés!
 
Huye la argucia suprema
tienta el desvarío 
rugí de sed en el litigio
savia de mis llagas lamida
bebí el cáliz de la autonomía
la avara resistencia de mi martirio
aquel ocho de febrero, insomne
con inconfundible luz 
el faro se asomó a mi cadáver
tendido sobre la hierba flotante.
 

 
Orden visual
 
Un trozo de hoja en blanco
flota en mis arterias
peregrina en mis venas
en las corrientes rojizas
que se exaltan con la noche.
 
Un amanecer puntual
rezagado con mi poema
vaga sediento de azulejos
sobre una mano vacía
la tinta se desparrama
atenuando el cuerpo.
 
Grito al lápiz que me asiste
le rompo la punta por gusto
de un existir ausente
me muero, y conmigo el recuerdo
despojo la fiambre de mi sueño 
la carta inmersa en este infortunio
se quema con mi lágrima.
 

 

Daniela Herrera Arguedas (Costa Rica, 2005). Autora del poemario Intemperie (2021) bajo el sello de la Editorial Vesania. Estudiante de secundaria. Ganadora de reconocimientos estudiantiles en las categorías de cuento y poesía. Miembro representativo de Costa Rica en la Revista Casa Bukowski. Integrante en Voces de Fe por la creación de la Universidad Bíblica Latinoamericana con una intervención poética. Aplicó en cursos de Literatura por la Universidad Nacional de Costa Rica, además en el CELIT de la Universidad Mayor de San Marcos.

Su trabajo mientras ha sido publicado en revistas costarricenses como internacionales, partícipe del Segundo Encuentro de Poesía Joven de Costa Rica y de otros Festivales a nivel internacional, entrevistas culturales, Antología peruana, del río Volumen |||, Eternidad publicada por la revista Liberoamerica en el 2020. Además, es parte del Taller Literario Te doy mi palabra.

 

Síguenos