Daniel B Montenegro | CALLEJÓN SIN SALIDA

Comparte:


 
ENCIERRO INVOLUNTARIO
 
In this place everyone talks to his own mouth.
That's what it means to be crazy.
ANNE SEXTON
 
Hoy estás otra vez de luto.
Tantas veces te ha pasado lo mismo
un destello intermitente te seduce
hacia la calle y te susurra que eres capaz
de cualquier cosa.
Has detenido automóviles con los dientes
y excretado jabón de baño,
a veces tu cuerpo se ha hecho burbujas.
Cazas el olor a cigarrillo de las manos
de la gente y les gritas que puedes
ver a través de sus huesos.
El color de tu ropa te recuerda a una película muda,
a una gran cantidad de enfermeras bailarinas.
Has tratado de subir al balcón
porque a todos les has dicho que puedes volar.
Solo que siempre lo has hecho a escondidas
Como cuando te devorabas las uñas o frotabas
tus miembros fantasma por el frío.
Hoy me dices que has vuelto a morir,
y la procesión que te despide es gigantesca
digna de un sultán o un rey.
Pero yo solo veo partículas de polvo que
ensombrecen el único rayo de luz
que ingresa a tu habitación de puerta cerrada.
 

 
CALLEJÓN SIN SALIDA
 
 
The world stayed blurry at the edges, but
that was just the drugs
POPPY Z BRITE

 

Te veo por la calle nuevamente,
caminas con las piernas obligadas
como si no quisieras volver aquí.
Tus pasos revelan lo que eres, y tienes
miedo de que te reconozcan.
Lo cierto es que no eres nadie,
y yo tampoco, pero así está bien.
Que estemos unidos por el abismo,
ciertamente es reconfortante.
Porque nos deja espacio para rehacer
nuestras vidas cada vez que lo queramos.
Podríamos fumar a escondidas,
beber un trago, persignarnos para
estar más tranquilos
o esperar a que alguno de los dos
pierda otro gramo de locura
sobre el asfalto del callejón.
¿Con qué ánimos vendrás mañana,
a recorrer estos senderos
donde te reconozco,
y ahuyentamos a la muerte para
que aún no nos sostenga de la mano
pero nos invite a pasar la noche entre
sus piernas?
 

 
VITALIDAD
 
La vida necesita muy poco del lenguaje
ENRIQUE LIHN


En esta vida inconclusa
veo tu rostro sobre el mío.
El resto es una historia inefable
o un mutismo que no se acaba
nunca. 
 

 

Daniel B Montenegro (Bogotá, Colombia 1990). Psicólogo social, investigador de campo y docente universitario. Ha participado en talleres de escritura creativa y ha dirigido talleres de escritura comunitaria. Algunos de sus trabajos de narrativa han aparecido de manera dispersa, su cuento Sala para fumadores hace parte de la antología Águilas y moscas: selección de cuentos (UIS 2020). Algunas de sus poesías también han aparecido de manera dispersa en diferentes publicaciones, su primer libro de poesía es Tríptico Árido (Ediciones Exilio 2020).

 

Síguenos