Kafda Vergara Esturaín | SELECCIÓN

Comparte:


 
Cuarto Oscuro
 
Mis manos se hacen polvo
y cubro el espejo que nos separa.
Sobre la herida seca
la huella de tu aliento.
El vidrio cede ante tu gota.
 
Yo quiero hacerlo y que todos lo sepan.
Moldear este espejo con la rabia
del que atiza la llama de los juicios
beber las aguas del que nunca se ahoga
y ondular los giros del abrazo oculto.
 
Y luego el espejo, siempre el espejo
que se sacuda y que se rompa
que niegue a gritos su propia forma
que se quiebre en mil pedazos.
Y que estallen nuestras dudas
de una buena vez.
 
Que la arena disuelva el reflejo
y lo condense en tibias nebulosas
de un universo con hoyos negros.
Boca abierta de un agujero de gusano
insaciable de nuestra luz.
 
Que este polvo no conozca
ni el principio ni el final.
Que se borre de su libro
todo origen y toda sal.
Que le sean indiferentes
las ansias del mundo
y sus más vomitivos anhelos.
 
Que el quebranto se haga luz.
Que nos recuerde el camino.
Que en silencio nos penetre
hasta hacernos luz.
 
Luz y polvo absorbidos
por el Cuarto Oscuro
donde todo nace y muere
una y otra vez
en la rueda del verbo.
 

 
Barraza
 
Humedad de amaneceres
sobre poroso piso gris
despierto con el aroma
a metálico pez moribundo
y un sabor a niño salado
en la Avenida de Los Poetas.
 
Revivo ahora el escape a la panadería.
Orejas dulces y tostadas me esperan
en la esquina que todo lo oye.
El Secreto es un oleaje que rompe
entre Los Masones y El Cuartel
Las orejas saben a un mundo y sus rumores.
 
Muerdo los ecos de las profecías nacionales.
Lo perdido entra por la boca y por los oídos.
Daniel Santos le dice adiós a los muchachos
Benny Moré todavía pregunta cómo fue
Ramiro nace en todos los balcones
Juanito Alimaña merodea por ahí
y el loco de la esquina de siempre
sabe que con cédula o sin cédula
la batida, al igual que el tiempo
se lo llevará.
 
Abro los ojos y me acaricia el viento
Y con él vuela el olor de mis orejas.
Aúlla ahora la memoria involuntaria
ante los escombros y los muertos
silenciados bajo la Cinta Costera.
 
Desde entonces
las orejas me saben a nada
como las dulzuras ajenas.
 

 
Olla Común
 
El pan se remoja en ganas de vivir
el sudor brilla entre huidas y trincheras.
En esta olla común calentamos el vientre
espesamos la sangre de venas cansadas
y el fogón hierve las sales de la tribu.
 
A este caldo acudimos menguantes
como hijos de una raíz invisible.
Lamemos Las Venas Abiertas
bañadas en lenguas de fuego.
Sorbo a sorbo y golpe a golpe
hermanamos en el café y la piedra.
 

 
Changó
 
Cuando sueña Santa Bárbara
y está llena su copa de oro
El monte celebra.
 
Huye La Vírgen de su cueva
venerada prisionera de la cal
y se desnuda para tomar el sol
que la corona.
 
Cuando sueña Santa Bárbara
la mujer llama al hombre
vestido de hacha y de monte.
 
Bañado en abre-camino
el pueblo prepara festivo
la posesión de los cuerpos.
 
El tabaco hace el resto.
 

 
Rendez-Vous
 
Ella morirá a las cinco de la tarde
y de ella sólo quedarán los surcos
de una desnudez arenosa
el sonido perdido de un pensamiento
y una vasija llena de cenizas.
 
Ya son las cinco de la tarde.
Prepara el café.
Amenaza Latina
Somos la alerta inesperada
de todas las inteligencias
somos el daño colateral
que despierta sin querer
a los pueblos de la Tierra.
Nuestro pico no rompe
Siembra
Nuestra lengua no divide
Une
Invadimos la tierra con frijoles
Asaltamos tu casa con colores.
¿Blancos? ¿Negros?
What? ¿Qué es eso?
Somos trigueños aindiaos’
cholos, chinos, achinaos’
culisos, fulos, amaizaos’.
Güeros, chombos, mulatos
gringos, morenos, tostados
¿De qué sirve el translation?
Somos todos el mismo cuero.
Le recordamos al mundo
Que a nadie se le niega
el agua y el saludo
Que a la mata se le pide permiso
Que la comida no se bota
Que al cruel se le da una rosa blanca.
No importa dónde estemos
Una abuela nos espera
Y aunque mil veces mates a Abuelita
Mil veces comerás de su carne
Y mil veces beberás de su sangre
Encarnada en chiles y tortillas
Empanadas, paellas
Y arroz con habichuela.
Ya es muy tarde para el muro
Nuestra abuela está aquí
¿Dónde está la tuya?
Iniciación
Una vez
me dijo un niño
que si agachados
contamos
Con ojos tapados
diez esqueletos:
“Esqueleto uno
Esquelero dos
Esqueleto tres…”
y así hasta diez
podría ver a la gente
convertida en esqueletos.
Llegado ese momento
cuando nada importa ya
cerré los ojos y me agaché.
Conté hasta diez:
“Esqueleto uno
Esquelero dos
Esqueleto tres…”
Llegado el diez abrí los ojos.
Lo que vi condena fue.
Ahora soy poeta.
La Abuela
La abuela se ha ido.
Así de tristes lo cuentan los fogones
y las flores que preguntan por sus manos.
La abuela se va
como se van los abrazos
y los vapores del ungüento
contra el frío
la gripe y el sereno.
La abuela no se repite
como no se repiten
las puntadas de la cobija
que tejió para arroparnos
con el tiempo.
En la oscuridad de la ausencia
los roces de su piel
calientan la casa verde
de la que nunca nos fuimos
aunque la hayan derrumbado.
La abuela lloverá en abril
sus cabellos de plata.
Los veremos brillar
al tejer las oropéndolas
sus nidos.
La abuela es ahora la noche
que se reparte en estrellas
cuando estamos solos en casa
Y se va la luz.
 

 

Kafda Vergara Esturaín. Panameña del distrito de La Chorrera, donde siempre ha vivido. Es egresada de la Escuela Secundaria Pedro Pablo Sánchez. Realiza sus estudios de licenciaturas en inglés y francés en la Universidad de Panamá.  

Cuenta con una maestría en Ciencias del Lenguaje y Traductología por La Sorbona III de París y una en Español por la Universidad de Nuevo México. También ha realizado estudios en el Instituto de Lenguas Vivas Juan Ramón Fernández de Buenos Aires. Actualmente es docente en la Universidad de Panamá en el Departamento de Francés y en la Universidad Tecnológica de Panamá.  

Ha trabajado en el campo de la educación y de la comunicación. Participó en la segunda edición del Semillero de Periodistas de La Prensa S.A. y escribió artículos de difusión científica en la sección INNOVA de este mismo diario. Ha publicado asimismo en revistas académicas en París y en la Revista Canto Rodado del 2013.  

Funda en el 2012 Machín Juegos Tradicionales, colectivo cultural que busca el rescate, la promoción y la documentación de la tradición lúdica de Panamá. También fue colaboradora del Plan Nacional de Lectura.  

Traductora Pública Autorizada en idioma inglés y francés al español y viceversa. Ha traducido documentos, artículos académicos y literarios. Tradujo al francés a los poetas nacionales Javier Romero Hernández, Mar Alzamora Rivera, Edilberto Gonzáles Trejos, Eyra Harbar, Salvador Medina Barahona y BB Bethancourt. En el 2013 gestionó la celebración de recitales poéticos bilingües en la Universidad de Panamá y obtuvo una beca para participar en el Taller Anual de Traducción Literaria del Centro Profesional de Traducción e Interpretación de la Embajada de Francia en México.  

Ha compartido sus letras en diferentes recitales y eventos tanto dentro como fuera de su país. Desde la Avenida Central de Panamá, pasando por las aulas de la Universidad de Nuevo Mèxico, Estados Unidos, los resguardos nasa de Colombia o el Festival de Arte Dule.  

Le gusta "andar por ahí", coleccionar estampillas, botellas, libros y discos de vinilo.

 

 

Síguenos